Es que los animales son como uno, lo único que les hace falta es hablar. Ellos sienten igual que los humanos.